Laboris fatigandum

17 mayo 2005

Tengo un amigo, en concreto mi amigo número 2 de los tres que tengo y el número uno llevo sei saño sin verlo, que padece un nuevo síndrome -Laboris fatigandum- causado por la falta de ocio.
Y es que tiene muy poco ocio, porque cuando no trabaja está acostao, y claro, entre estar acostao y trabajar no le queda tiempo de nada.

Pues bien, me decía mi estimado amigo número dos, de los tres que tengo y el número uno llevo sei saño sin verlo, que se enontraba angustiado, cansado, agobiado y fatigado tal vez en el trabajo, precisamente porque no le quedaba tiempo para nada, y mira tú que hacer nada ocupa poco tiempo, y que por eso, decía que trabajar era como estar en la cárcel.

-Nada más lejos- le dije, y mil motivos tengo: En la cárcel la comida es de grati.
Dime tú otros novecientosnoventainueve, a ver si animamos a mi querido número dos.

Adios muy buenas.
Vínculo del artículo

1 comment

carlitos dijo...

2.-En la cárse te lavan la ropa

17 mayo, 2005 17:03

ecoestadistica.com